¡Hola! Soy Eva Xifré Segura

Soy mujer, nieta, hija, madre y hermana.

Soy terapeuta y te acompaño desde mi propia experiencia de vida, con los recursos y técnicas que he ido encontrando en mi camino (o ellos me han encontrado a mí, caprichos del universo). Me sirven para recordar y reconocer quien soy, para conectar con mi propia verdad y a relajar mi lado de autoexigencia, juicio y control.

Esta es mi historia…

Hace 10 años fui madre de mi primer hijo y en ese momento fue cuando se me activaron memorias profundas de mi ser, movimientos no resueltos, bloqueos estancados.

Ahora sé que siempre han estado ahí, que era el momento de tomarlos y hacer algo bonito con ellos.

Me enfermé, me deprimí, grite, lloré y sentía que mi vida se estaba apagando…

¿Cómo era posible que en un momento tan sagrado de mi vida me sintiera así?

¿Cómo podía sentirme tan desconectada de mi misma y de mi familiar?

Todo era contradictorio, lucha, control, estrés… No entendía nada, si era un momento muy deseado para mí…

Ahí fue cuando decidí empezar a buscar apoyo terapéutico, necesitaba que alguien me acompañara.

Y fui descubriendo a mi ritmo (a veces lento y a veces más rápido) todas las herramienta y técnicas que me ayudaron a encontrar mi lugar, mi pertenencia y mi equilibrio personal.

Recordé (y sigo recordando ) a conectarme con mi Ser, con mi autenticidad más sagrada, sin juzgarme. Amando lo que me gusta y aprendiendo a reconciliarme con la parte de mi, que no me gusta tanto.

Si quieres lo miramos juntos…

Miramos las dificultades de tu vida cotidiana, ofreciendo y compartiendo las herramientas para que gestiones tus emociones, bloqueos y conflictos y mires más allá de ti, buscando la conexión, la lealtad y la creencia relacionadas con tu historia familiar. Realizando una reconciliación con los vínculos más primarios, dando un buen lugar al pasado, para así abrir la puerta al presente con mayor fuerza y bienestar.

Tengamos la valentía de mirar nuestra historia con respeto, aceptación y agradecimiento incondicional, para así poder alcanzar el orden, la pertenecía y el equilibrio en este sagrado sistema que nos otorgó el maravilloso, único y perfecto Derecho a la Vida